jueves, 5 de julio de 2012

FUNDAMENTOS


El rápido avance de los adelantos tecnológicos en lo que va transcurrido del siglo XXI nos asombra cada vez más. El mayor de todos es sin dudas la integración entre el hombre y la maquina, esto gracias principalmente a los novedosos Sistemas Operativos. Hemos llegado al punto de encontrarnos con maquinas diseñadas para apoyar cualquier tipo de actividad o trabajo, las cuales parecen poseer “inteligencia propia”, lo que hasta hace poco tiempo era solo ficción, hoy es algo real, normal y hasta necesario.


Recordemos por ejemplo la serie de tv “los Supersonicos”, caricatura de la década de los 70´s, 80´s, bastante futurista por cierto, nos parecía exagerado ver, por mencionar solo un ejemplo, que los personajes en lugar de caminar se subían a una plataforma deslizante que los transportaba, incluso dentro de su propia casa, ¿hoy día, ya sea en el supermercado o centro comercial, ¿quién no prefiere subir por las escaleras eléctricas?
Lograr que las maquinas realicen trabajos imitando los procesos mentales del ser humano y que sean estas capaces de desarrollar cualquier actividad física, que mejore o supere los resultados deseados, nos lleva ante la presencia de los “Sistemas Inteligentes o Inteligencia Artificial”.

La IA consiste en la asimilación de los procesos inductivos y deductivos realizados por el cerebro humano y recreados para ser imitados por una maquina. 

Este intento de imitación se enfrenta a las limitaciones del hardware. Un computador no es un cerebro humano, su complejidad se encuentra a una distancia abismal al comparase con cualquier maquina creada por el hombre. La inteligencia artificial acepta el reto de la imitación de los procesos del cerebro, aplicando mucho ingenio para aprovechar los medios disponibles. La IA se sustenta sobre dos principales elementos: 

Estrategias de comportamiento inteligente. Reglas para formular buenas inferencias o conjeturas, en la búsqueda de una solución a la cuestión o tarea planteada. Son la parte estructural o formal. 


Saber o saberes. Es el contenido, el cual es variable según el caso. Cada sistema experto debe tener en su memoria todos los conocimientos que tendría un especialista en una materia determinada, sea un medico, un abogado, un químico, etc. 

Existen algunas inquietudes al respecto, entre ellas dos que están muy ligadas: 

  • la tecnología, es decir hasta donde llegara la creación de herramientas cada vez más sofisticadas, accesibles y de tan fácil manejo (computadoras, teléfonos celulares, robots, etc.) Recordemos que en sus inicios la implementación de la informática era bastante limitada, debido a los costos, mantenimiento, aprendizaje y manejo, inconvenientes que hoy día está prácticamente superados. 
  • Los efectos sociales, las ventajas y desventajas que nos ofrece la presencia de maquinas que actúan, piensan o razonan como personas, pueden llegar a influir positiva o negativamente en el comportamiento social, tema bastante controversial. 

Al respecto los gobiernos deberían educar y regular a toda la población en este desbordado consumo tecnológico, orientar acerca del adecuando uso que debe darse a las Tics, poseer al respecto políticas claras y bien definidas. Sin embargo es un tema que esta descuiddado, tal vez por exceso de confianza y apego a las maquinas, tal vez de forma intencional, ya que muchos productos innecesarios quedaría relegados o excluidos de este gigantesco y multimillonario comercio, que parece no tener límites ni fronteras, llevándonos por un camino interesante, novedoso, divertido, pero principalmente incierto. Ante esto nos asalta la inquietud, ¿Podrá en algún momento crearse maquinas capaces de remplazar al hombre? Es decir sustituirlo no solo físicamente en el desempeño laboral, sin sentir, cometer errores o enfermar, sino que posean la capacidad de reaccionar emocional y sentimentalmente, capaces de amar, odiar, reír, o llorar, capaces de defenderse o de atacar a quien les parezca amenazante o peligroso. La respuesta definitiva no la conocemos aun, pero existe una gran posibilidad. No olvidemos que aquello que nos parecía imposible, infantil y ridículo hace apenas algunos años, hoy es real, incluso superando la ficción. 


La Película “Artificial Intelligence (Inteligencia Artificial)”, dirigida por Steven Spielberg, es un drama de ciencia ficción, en el que se tocan profundamente estos temas. 

En el futuro, los seres humanos conviven con sofisticados robots denominados Mecas. Este perfecto niño robot, es creado buscando un nuevo mercado, el de sustituir a los hijos, ya que por problemas como la superpoblación, se restringe el número de hijos (cualquier parecido con la realidad, es pura realidad). El robot protagonista de la película, es el primer prototipo de esta nueva generación de máquinas.

La emoción es la última frontera entre hombres y máquinas. Pero, cuando a David se le programa para amar, los hombres no están preparados para las consecuencias. David se encuentra solo en un extraño y peligroso mundo. Como en el cuento de hadas “Pinocho”, que lee la madre a sus dos hijos, David desea convertirse en un niño real, para amar y ser amado siempre por la madre para la cual fue programado y permanecer bajo su protección. David emprende la búsqueda de aquel ser superior que pueda darle la vida que tanto desea, lo cual lo lleva a desarrollar gran capacidad de razonar, sentir y amar de una forma sobre humana. David no concibe la idea de ser tratado como una maquina o un juguete mas, siente desesperadamente la necesidad, como cualquier otro ser humano, de encontrarse a sí mismo, de saber quién es. 



¿Soy una maquina? o ¿Soy un ser humano?


1 comentario: